Cómo Cultivar la Stevia - Paso a Paso

Muchas personas no quieren comprar productos de Stevia ya sea por su coste o simplemente porque no se fían de las cosas añadidas que pueden echarle y prefieren cultivar la Stevia por sus propios medios de manera 100% natural, ya sea para uso personal o regalarla a amigos y familiares.

Por ello, vamos a explicaros cómo se hace un cultivo de Stevia y al finalizar los pasos, os daremos algunas recomendaciones o notas sobre su cuidado. Todo ello basado en el manual de la Asociación Española de la Stevia Rebaudiana. 

 

Cultivo de Stevia - Paso a Paso (10 Pasos)

 

1. Formas o Maneras de Propagar la Stevia

La Stevia puede propagarse por cualquiera de los métodos habituales: semillas, esquejes, acodo y división de matas. No obstante, la más sencilla es la de esquejes ya que se consigue una mayor cantidad de plantas de stevia y en menor tiempo que por cualquiera de los otros métodos. Para los que no saben que es un esqueje, estos son fragmentos de las plantas separados de la misma con el fin de reproducirla, obteniendo una planta genéticamente idéntica a la de su progenitora.

 

2. ¿En dónde debemos plantar los Esquejes?

Antes de cortar los esquejes y plantarlos, debemos preparar los tiestos y la tierra para enraizar. En cuanto al tamaño de los tiestos con un par de ellos muy pequeños es suficiente, en cuanto a la tierrilla o sustrato a usar para el enraizado debe estar hecha por una turba ácida con ph inferior a 7 (6,5 es suficiente) se puede adquirir en cualquier vivero, floristería,... y también arena de río lavada. Al tener ambas las mezclamos: 2 partes de turba y una de arena, procura removerlo bien y poner dicha mezcla en los tiestos llenándolos hasta el borde. En caso de no contar con arena de río lavada entonces puedes usar sólo turba. Luego riega los tiestos varias veces para que la mezcla que se ha realizado quede bien empapada. Con esto ya tenemos preparado la base donde plantar los esquejes.

 

3. Cómo y Cuándo hacer esquejes.

El mejor momento de hacerlos es a inicios de la primavera hasta finales de Septiembre (sobre todo en los últimos días de abril donde los tallos son más fuertes), siempre debemos elegir plantas sanas.  Es importante elegir los tallos más fuertes, a partir de la punta del tallo, contaremos cinco pares de hojas, es decir, 5 nudos, y con unas tijeras cortaremos el tallo exactamente por debajo del quinto nudo. Después cortaremos todos los pares de hojas excepto el último par, dejando unido al tallo un trocito de peciolo de cada hoja de 1 o 2 milímetros.

 

4. Es la hora de Plantar los Esquejes

Ahora mismo deberíamos tener 2 tiestos pequeños llenos de turba y arena de río lavada que estarán empapados, sino lo están asegúrate de regarlos antes de plantar los esquejes. A su vez, debemos tener dos esquejes desprovistos de hojas a excepción del último par. Ahora quedará meter los esquejes en la turba, antes de plantarlo haz un agujero en la turba con un cuchillo y dentro del mismo colócalo, no intentes meterlo en la tierra a lo bestia o se romperá el tallo. Haz un agujero de al menos 6 centímetros y lo colocas ahí, después junta bien la turba al esqueje para que no quede ninguna bolsa de aire a su alrededor. Vuelve a regar y coloca los dos tiestos en una zona con buena luminosidad, sin viento y a la sombra.

 

5. Garantizando la supervivencia del Esqueje

Tras plantarlos sólo quedará un mes para que los esquejes empiecen a echar raíces y se conviertan en unas magníficas plantas de stevia. Ahora bien, si queremos darle un toque más profesional y aumentar la supervivencia de los esquejes plantados. Os indicamos un pequeño truco. Cogemos dos botellas de agua vacías, las cortamos por la mitad y nos quedamos con las mitades que tengan tapón, y a continuación, colocamos encima del tiesto la mitad de las botellas, haciendo que se claven en la turba y ajustándose correctamente al tiesto para que no entre nada de aire durante al menos 2 semanas. Recuerda que durante este tiempo no necesitarán casi regarse, aunque con colocar un plato debajo de cada tiesto y poniendo agua en él será suficiente, tampoco pongas demasiada ya que la turba no perderá la humedad. Cuando pasen las 2 semanas, quitamos el tapón de la botella dejando que se renueve el aire durante una semana. Tras 3 semanas desde la plantación, quitamos la botella durante períodos de tiempo cortos, regaremos todos los días y volveremos a colocar la botella vacía sobre el esqueje. Tras 1 mes desde la plantación, el esqueje debe haber empezado a dar hojas nuevas y habrá crecido, señal inequívoca de que se ha enraizado bien. A partir de aquí habrá que regar un poco todos los días hasta que se convierta en una planta fuerte. 

 

6. Alimentar a los Esquejes

Para crecer fuerte y sano el esqueje necesita de alimentación, no le sirve sólo con turba y arena, ya que tienen escasos nutrientes. El mejor alimento para la stevia es el abono orgánico. Se espolvorea alrededor del esqueje en pocas cantidades cada 15 días. Cuando veamos que el tiesto se está quedando pequeño y es necesario cambiarlo, esto se ve al ver que las raíces ya están asomando por el fondo, mezclaremos un poco de abono orgánico con la nueva turba que añadamos. Por ello, recuerda alimentar tu stevia cada 15 días, poca cantidad, entre marzo y septiembre a partir de ese mes suspende el abono.

 

7. Crecimiento de la Planta de Stevia

El primer año sólo veremos un tallo, a partir del segundo a la planta le saldrán varios tallos, como lo ideal es tener una planta con más de un tallo durante el primer año, una vez que el esqueje haya enraizado y crecido, podremos podarlo, cortando por encima de un nudo. Con esto conseguimos que el tallo se bifurque teniendo 2 tallos y más hojas de stevia. La Stevia permite 8 cortes por año, y acepta bastante bien la poda.

 

8. Cuidados de la Planta: lucha contra insectos u hongos.

La Stevia es una planta que no suele dar problemas de enfermedad y no requiere de mucho tiempo para cuidarla. Sin embargo, has de saber que las hormigas les encanta la stevia, no la comen, ni le hacen nada pero les apasiona caminar por ella. Si te resulta molesto puedes echar insecticida pero no directamente sobre la planta, ni sobre la turba sino alrededor del tiesto en el suelo. En caso de que la planta reciba ataques de otros insectos u hongos lo recomendable es ir a una tienda especializada para que nos den el remedio ecológico adecuado.

 

9. Recomendaciones en el Riego de la Stevia

Es una planta que no tolera bien la sequía y si le falta agua sus hojas se van a quedar algo marchitas. El riego será diferente dependiendo de la época del año. 

Primavera y Otoño: cada dos días o antes en caso de que parezca que la tierra está seca y sus hojas colgantes.

Verano: Riego diario

Invierno: Sólo cuando la turba parezca seca.

 

10. La Stevia y su Resistencia al frío y al calor.

Las temperaturas bajas invernales no son bien toleradas por la Stevia, por debajo de los 0ºC pueden morir o ver reducida su producción de hojas en un 25%. Es una planta subtropical que necesita de un clima húmedo y cálido, prosperando entre los 5 y los 30ºC con alta humedad relativa. Por ello, cualquier temperatura superior a esos grados podría quemar las hojas, hay que evitar exponerlas al sol a temperaturas altas. Aunque sí es recomendable que tome sol directo con temperaturas agradables.

Si quieres saber más sobre el cultivo de la Stevia te recomendamos la guía de la Asociación Española de Stevia Rebaudiana en pdf

comments powered by Disqus